Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Política’ Category

Tenía mis dudas sobre si escribir sobre nuestro queridísimo ministro de educación. Primero, porque no se me da tocar temas de políticas, me siento inferior haciéndolo y hay muchos que lo harían mucho mejor. Segundo, porque Lavín es un blanco demasiado fácil; tiene tantas fuentes desde donde sacar errores y horrores que existe poco talento en hacerlo. Veía esto todo el tiempo con, por dar un ejemplo universal, George Bush. “Bush es un imbécil” era un absoluto en los media, y cualquier mediocre podría incluir su pedacito de sátira para parecer inteligente frente al resto de sus detractores (e.g. todo el mundo).

…pero me sigue llamando. Algún extraño designio celestial continúa guiándome a ser testigo, una y otra vez, de cada nueva acción de Joaquín Lavín. Pasó esta misma mañana, determinando que iba a escribir para hoy: tomaba mi té caliente viendo algunas noticias para ver que pasaba con los mineros atrapados (crucemos los dedos ahí), cuando aparece el Innombrable, sonrisa de plástico bien enfundada, hablando sobre su último plan de educación. El último plan, como sabrán, consiste en convertir la educación del futuro en la mejor posible. ¿Cómo se propone esto? Ofreciendo becas de excelencia para estudiantes de Pedagogía para las que tengan 600 puntos o más en PSU, y que cubrirían el total de la carrera. ¿Cómo se le ocurrió? No recuerdo la cita textual, pero la lógica era algo así:

“La educación es mala porque los que salen de Pedagogía tienen malos puntajes. Si regalamos esa formación a gente con buenos puntajes, y atraemos harta gente para que haya competencia en el rubro, saldrán mejores pedagogos”.

Yo no estudié economía ni nada, pero la razón no me hace sentido; partiendo de que el aumento de gente calificada no cambiaría por sí misma los sueldos en pedagogía. O que formar más profesionales no sirve mucho si ya hay desempleo en el rubro. Va más allá del dilema Chicago vs. Viena, e incluso Izquierda vs. Derecha (si en su propia alineación tiene detractores): es una propuesta que no tiene sentido en la vida real. Por eso no quería meterme en eso.

Pero sigo volviendo a él porque me obnubila… no entendía a Lavín cuando compré el panfleto de Ávila (que debo tener por ahí, pero que no recuerdo el nombre y no lo encuentro en internet) listando una a una sus propuestas de las elecciones 2000 y lo ridículas que eran en la realidad; no lo entiendo ahora cuando pretende crear un desajuste económico sólo para beneficiar al área que es su responsabilidad. Es como un robot intentando replicar la lógica humana: en apariencia funciona y puede ser creíble, aunque de una forma funcionalista y populista. Pero basta una mirada rápida al núcleo, al pensamiento que lo llevó a proponer X o Y, y me encuentro con un individuo que (más allá de los ganchos posibles al economista) no llega a comprender del todo el comportamiento humano. Se parece bastante, pero no lo es; una especie de valle inquietante de la lógica.

En un carrete que estuve se comentaba el rumor de que, gracias a la gerencia de Lavín, en el futuro no existiría Becas Chile como la conocemos, y que a partir del próximo año se ofrecería un excelente sistema de préstamos bancarios. Con cualquier otro me hubiera reído de lo absurdo del rumor. Con Lavín, sinceramente nunca se sabe.

Read Full Post »

Una de las reglas no escritas que me propuse para este blog es la Ley del Taxista: acá no se habla ni de religión ni de política. No tanto porque tenga miedo a las controversias que podrían salir al paso, sino porque mis posiciones políticas nunca han sido muy fuertes. O mejor dicho, soy de frentón anti-político. Si me preguntan la razón, tendría que contar una larga larga historia de encuentros y desencantamientos con todo lo que tenga que ver; reducido al factor humano, solo veo luchas entre luchas de poder que me dan nauseas. Lamentablemente esa es la tendencia, y si no sigo las tendencias ya nadie va a querer hablar conmigo.

Punto es: ganó un presidente de derecha, y esa es una hueá así como importante, parece. Sobretodo entre mis círculos intelectualoides –que, a mi pesar, son más de lo que debería -, quienes ya están comprando sus pasajes para el exilio (pero no en LAN porque hay cargo extra). Y bueno, que al hablar sobre lo mal que lo vamos a pasar, salen argumentos que me producen malestares bien apestosos.

Algunas cosas que me molestan de las peroratas políticas:

1) “Si votaste por Piñera ya no eres mi amigo” (alt. “es que la gente no sabe”): esta frase/mantra ya es tan popular que tiene un par de grupos de Facebook a su nombre[1]. Porque nadie sensible sería capaz de votar de derecha; elegiste a Piñera o porque te caíste de la cuna de chico o porque eres interesado y buscas pega nueva. Así que el piñerista pasa a ser el amigo tontito dentro del círculo inteligente. En términos de Highschool gringo (medida universal para los menores de 30), es como el nerd al que otros nerds golpean por su dinero del almuerzo.

Pero peor es cuando lo llevamos a nivel nacional; que ese 51,6% es tonto o interesado, y por tanto “no saben lo que hacen”. Acá renace mi imagen del oxímoron de los comunistas con plata que van a la pobla a decirle a los pobres lo que tienen que hacer, haciéndose los locos con la idea de que ya no tienen autoridad por sobre nadie. Claro que la historia demuestra que las mayorías no siempre achuntan, pero a nadie le cae bien que anden jugando al patrón de fundo.

2) “Todo va a ir para peor”: Está bien no tragarse el slogan del cambio, pero tampoco hay que rezar por el status quo. Les pido seriamente considerar si estábamos tan bien como para lamentar lo perdido; si no había pobreza ni enfermedad y la caca de perro olía a naranjitas. Esto es complicado, si ya se está hablando de minimizar el presupuesto del FISCO para obras sociales, así que mejor me callo.

3) “Se viene la corrupción”: porque TODOS SABEMOS que la concertación era limpia y pura, y las personas de izquierda lo único que quieren es cumplir con su rol designado por naturaleza de proteger a la humanidad, y que una persona no derechista que haga las cosas por interés personal es una aberración de Dios. La mezquindad humana no distingue entre facciones.

Lo íronico de todo este blablablín es que odio al Piraña y no voté por él. Pero al otro imbécil lo odiaba también así que terminé entrando en una especie de nirvana ataráxico donde ya no me importaba niuna hueá de nadien. La verdad, creo que este tipo de divisiones están bien para nuestros papás y mamás, cuando significaba estar en contra o en pro del gobierno actual. Pero así, entre amigos y familiares, pelear a muerte por quien tiene el partido es una tristeza. Que se peleen los ávidos de poder y los que están en camino de ganar o perder pega. Así que: si Tatán las caga, vamos a apedrearlo. Pero si resultan cosas buenas de esto, pues mejor.

Y soy un ignorante en estas hueás y ahora van a venir a todos lados a sacarme la chucha y a tildarme de fascista porque no pienso en absolutos. Pero por el lado positivo, pegas no me van a faltar.


[1] Y es bien sabido el aporte a la humanidad sin los grupos de Facebook. Sinceramente no sabría qué hacer si no fuera parte de “¿¡¡¿YO TAMBIEN RESPIRO OXIGENO!!!11!

Read Full Post »