Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘derecha’



Truco barato pero efectivo para empezar un texto:

dicotomía.

(Del gr. διχοτομία).

1. f. División en dos partes.

2. f. Práctica condenada por la recta deontología, que consiste en el pago de una comisión por el médico consultante, operador o especialista, al médico de cabecera que le ha recomendado un cliente.

3. f. Bot. Bifurcación de un tallo o de una rama.

4. f. Fil. Método de clasificación en que las divisiones y subdivisiones solo tienen dos partes.

Las dicotomías se escabullen por donde sea en la vida cotidiana, como pequeñas vocecillas que ayudan a caminar derecho por un mundo torcido de complejidad. En un mundo que condena a elegir constantemente entre múltiples elecciones, cargadas de disyuntivas confusas y terribles, facilitan el quehacer ordinario al simplificar opciones hasta la bifurcación atomizada.  En general, contribuyen a hacer el día más fácil. Excepto cuando no.

¿A quién no le ha pasado que un tema político complicado se hace cómodo por no querer quedar entre los fascinazis o los comeguaguas?¿O sí la vocación está entre ser un espíritu libre o un ladrillo en la pared? Y no me hagan empezar con los feudos entre indios y chunchos. Estas dicotomías empeoran la situación porque, en vez de liberar esclavizan. La razón más común de estos problemas se da en que la partición se dio en un momento en que eran necesarias; pero ese ya no es nuestro momento. Ese fue el mundo de nuestros padres: tiempos difíciles en los que las ideologías florecían y las gentes nacían y morían en nombre de su facción. El ejemplo más triunfante es la dicotomía entre Capitalismo y Socialismo. Incontables fueron los escenarios en donde la decisión inadecuada tenía consecuencias bien feas.

Creo que la mayor culpa de que esto sobreviva aún son los gringos. “Uf, que pesado”, me dirán. “Empezó el discurso anticapistalista anarcotropical”, dirán otros. Y bueh, que quieren que le haga si son así. A la gente de USA les encantan las dicotomías: Republicanos vs. Liberales, Coca vs. Pepsi, Cool vs. Looser, Aliados vs. Eje, Nintendo vs. Sega. Los gringos aprender de chicos que, en todo ámbito de la existencia, existen dos y sólo dos partidos que tomar. No me pregunten por qué; debe ser una cosa protestante. Los DESAFÍO a que hagas que un metalero norteamericano admita que igual se pega su reggaeton los viernes por la noche. Cuéntenme cómo les fue, después de aprender a hablar con una bota en la garganta.

Pero lejos lejos lo peor que trae esto es el efecto sobre uno mismo. Usted también. Lo peor es la cantidad de oportunidades que se pierden por pensar que la decisión ya está hecha. Porque nadie avisa ni enseña que hay millones de elementos diminutos que dejan múltiples opciones para trabajar alrededor. El ejemplo que muchos les llegará al alma es ser joven; que, según nuestras dicotomías, se hace imposible cuando se es adulto. Cuando aparecen las camisas y corbatas en la gaveta, muchos se resignan y empiezan a apreciar el sabor del vino finoli. Comenzar algunos rituales adultos significa para muchos abandonar de un tirón todo lo que los identificaba como joven, más allá de las obligaciones que un cubículo impone. Pero tal es la ley que impera, y se acepta sin cuestionar.

Sí es que tengo algún peso en este mundo como comentarista social, háganme un favor: la próxima vez que les pregunten si el Colo o la Chile, por favor… POR FAVOR exalten las magnánimas bondades del Tricolor de Paine.

Anuncios

Read Full Post »

Una de las reglas no escritas que me propuse para este blog es la Ley del Taxista: acá no se habla ni de religión ni de política. No tanto porque tenga miedo a las controversias que podrían salir al paso, sino porque mis posiciones políticas nunca han sido muy fuertes. O mejor dicho, soy de frentón anti-político. Si me preguntan la razón, tendría que contar una larga larga historia de encuentros y desencantamientos con todo lo que tenga que ver; reducido al factor humano, solo veo luchas entre luchas de poder que me dan nauseas. Lamentablemente esa es la tendencia, y si no sigo las tendencias ya nadie va a querer hablar conmigo.

Punto es: ganó un presidente de derecha, y esa es una hueá así como importante, parece. Sobretodo entre mis círculos intelectualoides –que, a mi pesar, son más de lo que debería -, quienes ya están comprando sus pasajes para el exilio (pero no en LAN porque hay cargo extra). Y bueno, que al hablar sobre lo mal que lo vamos a pasar, salen argumentos que me producen malestares bien apestosos.

Algunas cosas que me molestan de las peroratas políticas:

1) “Si votaste por Piñera ya no eres mi amigo” (alt. “es que la gente no sabe”): esta frase/mantra ya es tan popular que tiene un par de grupos de Facebook a su nombre[1]. Porque nadie sensible sería capaz de votar de derecha; elegiste a Piñera o porque te caíste de la cuna de chico o porque eres interesado y buscas pega nueva. Así que el piñerista pasa a ser el amigo tontito dentro del círculo inteligente. En términos de Highschool gringo (medida universal para los menores de 30), es como el nerd al que otros nerds golpean por su dinero del almuerzo.

Pero peor es cuando lo llevamos a nivel nacional; que ese 51,6% es tonto o interesado, y por tanto “no saben lo que hacen”. Acá renace mi imagen del oxímoron de los comunistas con plata que van a la pobla a decirle a los pobres lo que tienen que hacer, haciéndose los locos con la idea de que ya no tienen autoridad por sobre nadie. Claro que la historia demuestra que las mayorías no siempre achuntan, pero a nadie le cae bien que anden jugando al patrón de fundo.

2) “Todo va a ir para peor”: Está bien no tragarse el slogan del cambio, pero tampoco hay que rezar por el status quo. Les pido seriamente considerar si estábamos tan bien como para lamentar lo perdido; si no había pobreza ni enfermedad y la caca de perro olía a naranjitas. Esto es complicado, si ya se está hablando de minimizar el presupuesto del FISCO para obras sociales, así que mejor me callo.

3) “Se viene la corrupción”: porque TODOS SABEMOS que la concertación era limpia y pura, y las personas de izquierda lo único que quieren es cumplir con su rol designado por naturaleza de proteger a la humanidad, y que una persona no derechista que haga las cosas por interés personal es una aberración de Dios. La mezquindad humana no distingue entre facciones.

Lo íronico de todo este blablablín es que odio al Piraña y no voté por él. Pero al otro imbécil lo odiaba también así que terminé entrando en una especie de nirvana ataráxico donde ya no me importaba niuna hueá de nadien. La verdad, creo que este tipo de divisiones están bien para nuestros papás y mamás, cuando significaba estar en contra o en pro del gobierno actual. Pero así, entre amigos y familiares, pelear a muerte por quien tiene el partido es una tristeza. Que se peleen los ávidos de poder y los que están en camino de ganar o perder pega. Así que: si Tatán las caga, vamos a apedrearlo. Pero si resultan cosas buenas de esto, pues mejor.

Y soy un ignorante en estas hueás y ahora van a venir a todos lados a sacarme la chucha y a tildarme de fascista porque no pienso en absolutos. Pero por el lado positivo, pegas no me van a faltar.


[1] Y es bien sabido el aporte a la humanidad sin los grupos de Facebook. Sinceramente no sabría qué hacer si no fuera parte de “¿¡¡¿YO TAMBIEN RESPIRO OXIGENO!!!11!

Read Full Post »