Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘gramática’

sigur_ros

Si hay algo que me saca de quicio es esto. Ni la diarrea de comillas se compara con esta abominación posmo. ¿Y qué chucha es esto?

En términos sencillos, usar los paréntesis o barras oblicuas para introducir prefijos, sufijos o cualquier cosa en las palabras con el objetivo de crear neologismos, pero con la gracia agregada de que el paréntesis separa al prefijo y a la palabra en una especie de limbo lingüístico, conservando ambos significados. En el ejemplo usado en el título, se usa la palabra vestir en combinación con su neologismo investir. Es decir, en este ejercicio se está tanto vistiendo como invistiendo la palabra con paréntesis. Esto tiene origen en la escritura postmoderna, donde el juego por tomar en cuenta el subtexto detrás del lenguaje obliga al escritor a tomar postura por una forma dualística de exprimir la palabra en cuestión. Si la respuesta a esto, lector, fue “qué chucha es esta hueá”… felicidades, es usted un ser pensante con dos dedos de frente. Porque si en teoría suena muy bonito decir dos cosas por el precio de una, en la práctica es una patada en l’hocico. Como toda herramienta posmo, cruza la línea entre ingenioso y pedante con la facilidad de una cancha de fútbol improvisada.

Y como tantas otras cosas de las que me gusta quejarme-escribir, se trata más de una carencia de talento para la comunicación que de una táctica válida. En el lenguaje ya se tiene por hecho que una palabra sola tiene múltiples significados: “Te voy a dar hasta que duela”, ¿es una expresión del Eros o del Thanatos? No hay respuesta real, es subjetiva como gran parte de las obras literarias. El escriba postmoderno no capta esto, cree que cada significado está tallado en piedra, y tiene que recurrir a estos jueguitos de letras para hacerse entender; y por supuesto, para hacer entender a otros lo ingenioso que ha sido al captar este problema del lenguaje. Excepto que no hay problema mayor que el de no poder dejar las interpretaciones al azar.

Pero quienes no están acostumbrados a este mundo tan curioso se preguntarán: “¿Y no basta con escribirlo de una forma que quede perfectamente claro, con palabras sencillas y párrafos directos?” A lo que el ensayista deconstruccionista responderá: “claro que no.”, seguido de un: “… ahueonao” mental, y un gesto despectivo mientras se reafirma el bonete.  Porque sería una falta a todo lo que nos han enseñado sobre el intelecto humano: que las cosas sencillas son mundanas y estúpidas, y las construcciones mentales serias requieren de estructuras complejas y enredadas. Porque la idea de que años de aprenderse todos los códigos culturales para ser un intelectual puedan no ser tan vitales es una ofensa para el sabiondo (post)moderno.

Anuncios

Read Full Post »